Carta del Obispo

Cargando reproductor...
Una vida disoluta conduce a la perdición eterna
29 septiembre, 2019

El mundo no se arregla por la vía del enfrentamiento, del odio o de la lucha de clases. Lo único que renovará el mundo es el amor. Acercarse a los pobres es un imperativo del amor cristiano.