Carta del Obispo

Cargando reproductor...
Marta y María
17 julio, 2016

Hay como dos maneras de servir al Señor: una, haciendo cosas por él; otra, escuchándole directamente casi con exclusividad. Sería lo que llamamos la vida activa y la vida contemplativa. Son aspectos complementarios de una vida de seguimiento del Señor. Y las dos son necesarias.